earellanosalud@gmail.com

¿Hubo Responsabilidad del Personal de Enfermería?

Se conmemoran tres años desde la partida del mejor futbolista de todos los tiempos. Diego Maradona falleció poco después de cumplir 60 años, en una casa de Tigre, donde se recuperaba de una operación de hematoma subdural realizada tres semanas antes.

El Lic. Eduardo Arellano, emergentólogo, director de RCP Argentina y especialista en aspectos legales de la enfermería, fue enfermero personal de Diego Maradona entre 2003 y 2007. Recientemente publicó “Con Dios en el infierno”, una crónica que relata sus 133 días cuidando a Diego durante su internación en la Clínica de Internación Psiquiátrica de Parque Leloir en 2004.

En este análisis, se examina el papel del personal de enfermería como imputados en la causa que investiga un posible “homicidio culposo” debido a presuntas negligencias, impericias o imprudencias en el cuidado de Maradona durante la internación domiciliaria. El 25 de noviembre de 2020, el psicólogo Díaz y la Psiquiatra Cosachov ingresaron a la casa de Maradona y notaron que no reaccionaba. Presenciaron los intentos de reanimación y la confirmación de su fallecimiento. A pesar de que la autopsia reveló que Diego llevaba varias horas fallecido, ni la enfermera del turno mañana y tarde, Dahiana Gisela Madrid, ni el del turno noche, Ricardo Omar Almirón, informaron anomalías.

La causa presenta múltiples contradicciones y puntos oscuros. Almirón, último en ver con vida a Diego según su declaración testimonial, no registró los signos vitales esa noche, argumentando que Maradona se inquietó por los frecuentes controles y dejaron de realizarse con la misma frecuencia. Además, criticó las condiciones de la internación domiciliaria y la falta de información sobre los problemas cardíacos del paciente.

Madrid, por su parte, ofreció dos declaraciones contradictorias, admitiendo la falsedad de un informe previo. Afirmó que su tarea se limitaba a administrar medicación y no realizar revisiones, mencionando la carencia de equipos para emergencias.

El informe de la autopsia señala una agonía prolongada antes del fallecimiento de Maradona, comenzando al menos 12 horas antes de las 12:30 del 25/11/2020, con la ausencia de controles adecuados desde la medianoche.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de San Isidro juzgará a varios profesionales de la salud imputados por “homicidio simple con dolo eventual”, considerándolos “solidaria y conjuntamente responsables” de la muerte de Diego Armando Maradona.

Los fiscales acusan un comportamiento “deficiente”, “temerario” e “indiferente” por parte del equipo médico, implicando que podían haber evitado el desenlace fatal.

Las posibles penas por este delito oscilan entre 8 y 25 años de prisión.

Diego Maradona tenía un extenso historial médico que requería cuidados específicos debido a su complicado estado de salud, incluyendo su recuperación de la cirugía y su tratamiento psicológico por la abstinencia al alcohol.

La Junta Médica señaló graves falencias en la atención de enfermería durante su estancia en la casa de Tigre, con omisiones en los controles médicos y un cuidado insuficiente.

Los servicios de Enfermería de Internación Domiciliaria deben regirse por las leyes correspondientes y garantizar la calidad de la atención médica. Sin embargo, en el caso Maradona, se detectaron falencias en la ejecución de los protocolos y cuidados necesarios para su salud.

Los profesionales de enfermería a cargo debieron realizar controles de signos vitales, notificar anomalías al médico tratante, generar informes diarios sobre la evolución del paciente y actuar de acuerdo con los protocolos de emergencia.

La negligencia, imprudencia e impericia en el cuidado de Maradona, según la hipótesis fiscal, señala un “dolo eventual” por parte del equipo de enfermería, lo que podría resultar en graves consecuencias legales para los involucrados.


Scroll to Top